Opinión

Exceso de talento

Habría que fijar nuevos límites en la publicidad. Antes el algodón no engañaba en los anuncios y en casa descubríamos que salía ennegrecido. No importaba. Más flisflís, paño húmedo, otro desengrasante y a esperar que la suciedad desapareciese. ¿Que no lo hacía? Pues a probar con los remedios del abuelo, o a seguir rascando, o a cambiar las baldosas. No era para alarmarse.… Leer más Exceso de talento